Cómo mejorar la autoestima

Como mejorar la autoestima baja

 

Tener la autoestima baja puede suponer un gran obstáculo en la vida para superar tus metas, un problema muy común que afecta negativamente a nuestro bienestar emocional o a nuestro estado de ánimo y que puede causar la aparición de algunos trastornos psicológicos como la ansiedad o la depresión.

 

Antes de continuar leyendo este artículo donde descubrirás las claves para mejorar tu autoestima...

¿Qué es la autoestima?

Podríamos decir que la definición de autoestima es la percepción, pensamiento o valoración general que tenemos sobre nosotros mismos, aunque a veces no se ajuste a la realidad.

La autoestima se desarrolla, evoluciona y cambia constantemente a lo largo de nuestras vidas y está determinada por la manera en la que reaccionamos a las situaciones que se han ido presentando desde nuestra infancia, la etapa de la vida en la que comienza a formarse el autoconcepto, es decir, la imagen o concepto que tenemos de nosotros mismos o el conjunto de ideas que pensamos que nos definen.

 

Tipos de autoestima

Existen varios factores que afectan a la valoración que hacemos de nosotros mismos y que van a condicionar el tipo de autoestima que podamos tener, algunos de estos factores son:

  • Los éxitos alcanzados y la posición que se consigue a partir de ellos.
  • La aceptación, el respeto y el interés que se consigue de las personas que nos rodean y que son consideradas importantes en nuestra vida, como familia y amigos.
  • La forma en la que reaccionamos ante situaciones negativas, es decir, la atribución interna o externa que hacemos de esas situaciones.

A partir de estos factores veamos qué tipos de autoestima existen. Aunque hay un debate sobre cuántos tipos existen, dependiendo del nivel y de la estabilidad, vamos a explicar los más comunes.

 

Autoestima alta y estable

Las personas con este tipo de autoestima no se ven influidas por circunstancias o situaciones que ocurran a su alrededor, además se aceptan a sí mismas, se desenvuelven de forma exitosa y defienden, sin desestabilizarse, su punto de vista ante argumentos diferentes.

 

Autoestima alta e inestable

En este caso las personas también tienen una autoestima alta pero, por el contrario, estas no logran mantenerla en el tiempo constantemente. Por lo general están satisfechas consigo mismas, se aceptan tal y como son y tienen una autovaloración positiva, por contra, pueden desestabilizarse ante situaciones estresantes o difíciles pues no aceptan el fracaso ni opiniones contrarias a las suyas.

 

Autoestima baja y estable

Las personas con tipo de autoestima baja y estable no alteran su autoestima ante circunstancias externas ya sean negativas o positivas, se infravaloran y piensan que no pueden hacer aquello que se proponen porque creen que no están a la altura. Suelen ser bastante pesimistas, indecisas, inseguras y tienen miedo a equivocarse por lo que casi siempre buscan el apoyo de los demás. No son capaces de luchar por sus puntos de vista y no perciben sus éxitos personales, atribuyéndolos a la casualidad.

 

Autoestima baja e inestable

Este tipo de autoestima se caracteriza por la inestabilidad y la falta de firmeza que presenta. Ante situaciones de éxito su autoestima sube pero, en cuanto el entusiasmo decae, el nivel de autoestima vuelve a bajar considerablemente. En general, son personas muy susceptibles y sensibles a los cambios, por muy irrelevantes que parezcan.

 

¿Cómo puedo aumentar la autoestima?

A continuación encontrarás varios métodos para mejorar tu autoestima y ganar confianza y seguridad. No existe una fórmula concreta, a cada persona le irá mejor un ejercicio u otro, pero todos te ayudarán a conseguir mayor autoestima.

 

1. Busca el origen de tu baja autoestima

Las causas de tener una autoestima baja pueden ser muchas pero, si no buscas el ¿por qué?, no podrás conocer el origen de tus miedos y solucionar tus problemas. Tómate tu tiempo y hazte preguntas hasta encontrar la respuesta, solo así podrás comenzar a mejorar tu autoestima.

 

2. Fíjate metas reales

Establece metas que sean fáciles de alcanzar a corto plazo, así te resultará más fácil establecer una sólida confianza y seguridad en ti mismo, una vez las hayas logrado puedes ir aumentando el nivel de tus objetivos poco a poco. Si comienzas por tareas muy exigentes quizás acabes por dejarlas a medias, así que comienza poco a poco y, si fracasaras en el intento no te preocupes, aprende de tus errores y continua, ¡no te rindas!

 

3. Aprende a decir "NO", con asertividad

Una de las formas de tener una buena autoestima implica ser asertivo y decir "no" cuando desees hacerlo y no sentirte mal por ello, esto nos ayudará a evitar situaciones que no deseamos y que podrían hacernos sentir mal o simplemente que no nos apetezca por cualquier razón. Recuerda que tienes derecho a decir "no" y dirigir tu vida como quieras, pero utiliza la asertividad y nunca la agresividad.

4. Elimina tus pensamientos negativos

Nada de castigarte con pensamientos negativos, estos pensamientos pueden convertirse en un hábito peligroso y solo sirven para disminuir la autoestima y nuestra calidad de vida. No luches contra ellos ni intentes evitar o eliminar estos pensamientos, simplemente  transfórmalos en positivos. Para ello respira hondo, identifícalo y genera un pensamiento totalmente opuesto.

 

5. No te compares con los demás

Tienes tus virtudes y tus defectos, ¡como todo el mundo! Compararte con los demás cuando tu autoestima es baja hará que te infravalores. Cada persona es un mundo diferente y tu tienes el tuyo propio, ni mejor ni peor. Piensa en lo que destacas, todo tenemos algo bueno, y tú por supuesto que también, ¡aprovéchalo! Céntrate en ti mismo y no en los demás.

 

6. Perdónate, no te sientas culpable

Deja atrás las cosas que te hacen sentir culpable o que esperabas hacer de otra manera, ya no hay vuelta atrás, acepta que en el pasado no hiciste ciertas cosas como esperabas y perdónate por ello, pero continua tu camino. En lugar de criticarte y juzgarte, trátate con la misma empatía y comprensión con la que tratarías a un ser querido, esto es lo que se denomina autocompasión, ¡y funciona!

 

7. Cuida tu aspecto, haz ejercicio físico

El ejercicio físico es una grandísima manera de aumentar la autoestima ya que nuestra propia imagen corporal tiene un gran impacto sobre ella, además, refuerza la confianza y la seguridad en uno mismo. Las personas que practican ejercicio físico y tienen hábitos saludables se ven y se sienten mejor. Basta con ejercicios moderados 30 minutos al día, acompañados con una sana alimentación, para incrementar tu autoestima a corto plazo.